martes, 12 de agosto de 2014

La esterilización


La estelirización de animales de compañía es un tema sujeto a muchos tabúes, por lo que desde aquí hemos querido explicar el proceso y las consecuencias de este acto.

Creemos que la esterilización es necesaria hoy en día no sólo para mejorar la convivencia con nuestros perros o gatos, sino como una medida fundamental para controlar la población de animales de nuestro país.

Cada año nacen miles de animales no deseados, que acaban abandonados, dejados en albergues o eutanasiados.

La mejor forma de evitar esto es esterilizar a los animales que no se vayan a dedicar a la cría, ya que esto no sólo no supone un perjuicio para su salud, sino que nos aporta beneficios para la convivencia.

La esterilización no modifica la manera de ser de los perros y los gatos ni su conducta.

Los rasgos fundamentales del temperamento de gatos y perros, como la inteligencia, la vitalidad, la independencia, la demanda de afecto o las ganas de jugar, no cambian con la esterilización.

Los cambios de conducta que experimentan los animales esterilizados mejoran la calidad de vida tanto de los animales como de las familias que los atienden.

En el macho, la esterilización reduce:


  • El marcaje con orina (en los gatos hasta el 90%)
  • Las peleas con otros machos
  • Las fugas de casa en el caso de los gatos
  • La tendencia de los perros a montar
  • Las demostraciones de agresividad hacia otros perros
  • En la hembra, la esterilización:
  • Elimina el celo (no pierde sangre, no marca con orina...)
  • Elimina la posibilidad de pseudogestación (embarazos psicológicos)
  • Ayuda a reducir la incidencia de tumores de mama
  • Reduce maullidos y evita otros cambios de conducta provocados por el celo

No hay comentarios:

Publicar un comentario